• Hospital San Ángel Inn

Día mundial del riñón

Nuestros riñones se encargan de remover los desechos y fluidos extras de nuestra sangre, producen orina, controlan el balance químico de nuestro cuerpo, ayudan al control de la presión sanguínea, contribuyen a la salud de nuestros huesos y a la producción de eritrocitos.



Las enfermedades del riñón pueden afectar la calidad de vida de los pacientes que las padecen.

  1. Consumir una dieta saludable: puede ayudar a mantener el peso ideal, reducir la presión sanguínea y prevenir la diabetes, enfermedades del corazón y otras condiciones que están asócialas con la enfermedad crónica del riñón.

  2. Reducir el consumo de sal: se recomienda limitar la cantidad de alimentos procesados que consumimos y no añadir sal a los alimentos.

  3. Mantenerse activo y en forma puede ayudar a mantener el peso ideal, reducir la presión sanguínea y el riesgo de padecer enfermedad crónica del riñón.

  4. Revisar y controlar el azúcar en sangre: cerca de la mitad de personas que tienen diabetes desarrollan daño en el riñón; lo cual puede ser prevenido/limitado cuando la diabetes está bien controlada. Tu médico comprobará tu función renal con análisis de sangre y de orina.

  5. Revisar y controlar la presión sanguínea: la presión sanguínea elevada puede dañar tus riñones. Esto es especialmente dañino cuando se asocia con otros factores como, diabetes, colesterol elevado y enfermedades cardiovasculares.

  6. Tomar la cantidad de fluidos apropiada: la cantidad de fluidos que debemos ingerir depende de muchos factores incluyendo, ejercicio, clima, condiciones de salud, embarazo y estar amamantando. Regularmente, esto significa 8 vasos de agua, aproximadamente 2 litros por día para una persona sana en condiciones climatológicas confortables.

  7. No fumar: fumar produce una disminución del flujo sanguíneo en los riñones. Cuando menos sangre llega a los riñones, puede disminuir su habilidad de funcionar normalmente. Fumar incrementa la probabilidad de sufrir cáncer de riñones en un 50%.

  8. Visitar frecuente al médico: cuando padecemos cualquiera de los factores de alto riesgo, como diabetes, hipertensión, obesidad e historial familiar de enfermedades del riñón.



67 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo