Neumonía

La neumonía es una infección que inflama los sacos aéreos de uno o ambos pulmones. Los sacos aéreos se pueden llenar de líquido o pus (material purulento), lo que provoca tos con flema o pus, fiebre, escalofríos y dificultad para respirar. Diversos microorganismos, como bacterias, virus y hongos, pueden provocar neumonía.

Esta enfermedad es la principal causa de muerte en niños menores de cinco años y las personas mayores de 65 años tienen mayor riesgo de padecerla.

En los adultos los síntomas de neumonía incluyen: tos (en algunos casos con moco amarillento, verde o incluso con sangre), fiebre que puede ser leve o alta, escalofríos con temblores, dificultad para respirar, sibilancias y estertores (ruidos burbujeantes en los pulmones).

La neumonía se propaga por diferentes vías sobre todo a través de gotitas producidas al toser o estornudar.


Las siguiente son algunas medidas preventivas recomendadas para evitar el contagio:

  • Evitar cambios bruscos de temperatura.

  • Lavado de manos frecuente.

  • Cubrir boca y nariz al estornudar o toser.

  • Uso de pañuelos desechables.

  • Aumentar la ingesta de líquidos.

  • Aumentar el consumo de alimentos ricos en Vitamina “A” y “C”   como: naranja, guayaba, limón, limas, mandarinas, piña, jitomate, zanahoria, verduras y vegetales verdes.

  • Evitar asistir a sitios de concentración poblacional.

  • Abrigarse.

  • Evitar fumar, principalmente en presencia de niños, así como la exposición al humo en general.

  • Evitar automedicarse.

  • Solicitar atención médica oportuna.

  • Vacunarse contra influenza y neumococo.

Recuerda consultar a tu médico ante cualquier síntoma o molestia.


Fuente: OMS https://www.who.int/topics/pneumococcal_infections/es/

Secretaría de Salud: https://www.gob.mx/busqueda?utf8=%E2%9C%93#gsc.tab=0&gsc.sort=&gsc.q=neumon%C3%ADa