¿Qué es un accidente cerebro vascular?

Un accidente cerebrovascular ocurre cuando un bloqueo o sangrado de los vasos sanguíneos interrumpe o reduce el suministro de sangre al cerebro. Cuando esto sucede, el cerebro no recibe suficiente oxígeno o nutrientes y las células del cerebro comienzan a morir.

Esto es una emergencia médica. Aunque muchos accidentes cerebrovasculares son tratables, algunos pueden provocar discapacidad o la muerte.


Hay dos tipos principales de accidente cerebrovascular:

  1. Accidente cerebrovascular isquémico: este es el tipo más común de accidente cerebrovascular y representa el 87% de todos los casos. Un coágulo de sangre evita que la sangre y el oxígeno lleguen a un área del cerebro.

  1. Accidente cerebrovascular hemorrágico: esto ocurre cuando se rompe un vaso sanguíneo. Suelen ser el resultado de aneurismas o malformaciones arteriovenosas (MAV).

El accidente cerebrovascular puede ser fatal. Más de seis millones de personas en el mundo mueren cada año por accidentes cerebrovasculares, mientras que en México, fue la sexta causa de muerte en 2015. Además, aproximadamente 56% de las personas que sobreviven a los accidentes cerebrovasculares presentan discapacidad grave hasta 30 días después del evento agudo.


Los accidentes cerebrovasculares isquémico y hemorrágico se presentan de forma aguda, sin embargo, ambas son producto de la exposición prolongada a factores de riesgo como hipertensión, diabetes mellitus, enfermedades cardiacas, dislipidemia (niveles excesivamente elevados de colesterol o lípidos en la sangre), tabaquismo, obesidad, abuso en el consumo de alcohol y trastornos inmunológicos, principalmente.

Los accidentes cerebrovasculares son la principal causa de discapacidad en adultos, en países desarrollados, debido a que genera secuelas físicas, cognitivas, conductuales y emocionales.

Prevención

La mejor forma de prevenir un accidente cerebrovascular es abordar las causas subyacentes. Las personas pueden lograrlo realizando cambios en el estilo de vida como:

  1. Manteniendo un peso moderado.

  2. Hacer ejercicio regularmente.

  3. Comer una dieta saludable.

  4. Evitar fumar tabaco.

  5. Evitar el alcohol o beber solo moderadamente.

Llevar una dieta nutritiva significa incluir en abundancia:

  1. Nueces y semillas

  2. Frutas

  3. Verduras

  4. Cereales integrales

  5. Legumbres

  6. Limitar la cantidad de carne roja y procesada en la dieta, así como el colesterol y las grasas saturadas.

  7. Ingesta moderada de sal para mantener niveles saludables de presión arterial.

Otras medidas que una persona puede tomar para ayudar a reducir el riesgo de accidente cerebrovascular incluyen:

  1. Controlar sus niveles de presión arterial.

  2. Recibir tratamiento para una enfermedad cardíaca.

  3. Controlar la diabetes.

179 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo