Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH)

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) es el síndrome neuroconductual más común en la niñez y puede continuar al través de la adolescencia y la edad adulta. Su prevalencia es de 5% en la niñez y de 2.5% en la edad adulta.

Una persona con TDAH no tratado tiene dificultad para mantener la atención, manejar los niveles de energía y controlar los impulsos.


Las personas con TDAH tienen dificultades para concentrarse en las tareas y controlar su atención, lo que puede hacer que completar un proyecto, por ejemplo, sea un desafío. El TDAH puede limitar la capacidad de una persona para estudiar o trabajar y puede provocar estrés, ansiedad y depresión.

A algunas personas con TDAH también les resulta difícil quedarse quietas. Pueden actuar rápidamente por impulso y distraerse con facilidad.

Si bien los niños de cualquier edad pueden experimentar distracción e impulsividad, estos rasgos son más notables en aquellos con TDAH.

Características

Existe la creencia que quienes tienen TDAH son personas muy activas (hiperactivas) e impulsivas, sin embargo, el TDAH también está relacionado con comportamientos “soñadores”.

El TDAH puede desarrollarse de tres formas. Un médico puede encontrar que el trastorno tiene:

Una presentación predominantemente hiperactiva e impulsiva

Una presentación predominantemente desatendida

Una presentación combinada

Las personas con TDAH experimentan hiperactividad, impulsividad y falta de atención en diversos grados.

Algunos de los comportamientos relacionados con la falta de atención que una persona podría notar en alguien con TDAH son:

Soñador

  1. Distraerse y tener dificultad para concentrarse en las tareas

  2. Cometer errores "descuidados"

  3. Parece no escuchar mientras otros están hablando

  4. Tener dificultades con la gestión y organización del tiempo

  5. Pérdida frecuente de artículos cotidianos

  6. Evitar tareas que necesitan concentración y pensamiento prolongados.

  7. Tener dificultad para seguir instrucciones


Hiperactivo

Algunas o todas las siguientes situaciones pueden ser evidentes en una persona con TDAH con tendencia a la hiperactividad e impulsividad:

  1. Constantemente parece estar "en movimiento" e incapaz de quedarse quieto

  2. Correr o trepar en momentos inapropiados

  3. Tener dificultad para participar en conversaciones y actividades

  4. Moverse nerviosamente o golpear las manos o los pies

  5. Hablar y hacer ruidos excesivamente

  6. Tomar riesgos innecesarios

En adultos

Los adultos y los niños tienden a experimentar los mismos síntomas del TDAH y estos pueden crear dificultades en las relaciones y en el trabajo.

Los efectos de estas características varían mucho de una persona a otra, y una persona puede encontrar que su experiencia con el TDAH cambia con el tiempo.

No todas las personas con TDAH son ruidosas y perturbadoras. Un niño puede estar callado en clase, por ejemplo, mientras enfrenta desafíos severos que no expresa.

Las mujeres con TDAH pueden tener más probabilidades de tener dificultades para prestar atención, mientras que los hombres pueden tener más probabilidades de experimentar hiperactividad e impulsividad.

Esta puede ser una de las razones por las que más hombres que mujeres reciben diagnósticos de TDAH. La hiperactividad puede ser más fácil de detectar que la falta de atención.

Ante la sospecha de que una persona puede padecer TDHA es recomendable asistir con su médico para que sea correctamente diagnosticado y un especialista decida cuál es el mejor tratamiento a seguir.

80 vistas0 comentarios

Entradas Recientes